España deberá asumir retos más severos para cumplir con los objetivos de emisiones de la Unión Europea

- El país necesita más centrales de energías renovables y favorecer la autogeneración 

- Sustituir un millón de coches de combustión por eléctricos reduciría las emisiones del sector en un 6,4 %

- Se recomienda incrementar la inversión en redes de distribución para mejorar su monitorización y gestión inteligente


España deberá asumir retos más severos para cumplir con los objetivos de emisiones de la Unión Europea

Las disposiciones de la Unión Europea (UE) sobre la reducción de gases de efecto invernadero están produciendo en España cambios en sectores como el de generación y distribución de energía eléctrica, responsable en 2017 del 21 % del CO2 en nuestro país, y en el sector del transporte por carretera, responsable del 26 % del CO2, entre otros.

El Colegio de Ingenieros Industriales de Madrid (COIIM) considera necesarias una serie de acciones durante los próximos años sobre los sistemas de generación y distribución de energía eléctrica, así como en las infraestructuras de recarga para la nueva movilidad eléctrica, que permita a España acercarse al cumplimiento de las normas de la UE para 2030 respecto a emisiones de gases de efecto invernadero. En términos totales, los objetivos parciales de la UE para 2020 están lejos de poder cumplirse. En 2017 las emisiones fueron un 17 % superiores con respecto a las de 1990, cuando deberían haber sido de un 20 % menos. Expertos de la Comisión de Energía del Colegio y la Asociación apuntan que es preferible invertir cuanto antes en instalaciones e infraestructuras de generación de energía limpias y de almacenamiento, en infraestructura y movilidad eléctrica y en mejora de eficiencia en todos los sectores, que tener que comprar cada año derechos de emisión de CO2 por varios miles de millones de euros. 

En cuanto a generación, si se ponen en servicio los 8.837 MW contratados en las últimas subastas de energías renovables en 2016 y 2017 se conseguirá reducir las emisiones de CO2 en un 18 %. Además, el 50 % de nuestras centrales de carbón cerrarán antes de junio de 2020 por no cumplir los nuevos límites de calidad de la UE, siendo sustituidas por ciclos combinados de gas natural, más eficientes y que emiten un tercio de las emisiones de CO2/kWh de las centrales de carbón. 

Los objetivos europeos para 2030 en sectores de energía e industria son de una reducción del 43 % respecto a las emisiones de 2005. Para ello, resulta necesario un acuerdo de todos los agentes implicados que permita elaborar una planificación a medio y largo plazo basada en el aumento de energías renovables, así como favorecer la autogeneración. Las nuevas renovables deberán estar hibridadas con sistemas de almacenamiento que permitan consolidar la estabilidad de la red. 

Puede consultar la nota de prensa completa en este enlace.